05 enero 2016

Regando las macetas con una grúa

Se encuentra uno desayunando tranquilamente próximo a su ventana aprovechando los primeros rayos del día, cuando una sombra se cierne sobre el edificio. Se trata del jardinero a domicilio, con el que cuentan, sin solicitarlo, desde hace unas semanas todos los vecinos de la calle Ancha. 

Jardinero 'indiscreto' que sobrevuela sus balcones subido en una plataforma móvil para cortar, regar, cuidar y abonar los geranios que desde entonces crecen en el centro de León. Hay quien todavía no los ha visto, pero sospecha que han pasado por ahí.

 Yo no he visto nada, pero oigo ruidos cuando las están arreglando, aunque ya les dijo mi marido que no hacía falta, que nos encargábamos nosotros, asegura una vecina de uno de los edificios frente a la Catedral. Prefiere no dar su nombre, es consciente de que el asunto ya ha entrado en el terreno de la polémica.

El vicealcalde leonés, Javier Chamorro, subrayó ayer de nuevo a este periódico que la instalación de estas macetas no ha costado nada. Ha sido la adjudicataria del contrato de Jardines tras su privatización, la UTE León Verde (Acciona) la encargada de la factura -una inversión de 260.000 euros- ya que la actuación se enmarca dentro una cláusula contractual que obliga a la empresa a realizar anualmente un determinado desembolso en concepto de mejoras en las zonas verdes de la ciudad.

Fue hace un par de semanas cuando, dentro del plan de embellecimiento de la ciudad, los vecinos de la calle Ancha vieron cómo sus balcones se inundaban de geranios. A unos les hizo más gracia que a otros. Me parece una salvajada y un gasto absurdo de dinero, nosotros les dijimos que esto era un negocio y no podíamos atenderlas, pero me dijeron que lo hacían ellos. No los he visto por aquí, explica Marta mientras muestra la tierra seca de sus flores-regalo.

Los responsables de los comercios de la zona no encuentran ningún problema en la iniciativa municipal. La calle está más bonita y la máquina sobre la que riegan ocupa poco espacio no molesta, asegura Ofelia, desde su tienda Piedras de luz. Además, vienen a primera hora de la mañana, continúa. A las 11 tienen que estar fuera porque los turistas y peregrinos comienzan a concentrarse en la zona más concurrida de la ciudad.

De todos modos, el protagonismo continúan teniéndolo las macetas de extraordinarias dimensiones que campan por diversas plazas de la ciudad. Es difícil no verlas y desde su instalación, se han convertido en el objetivo del flash de las cámaras de muchos turistas. Cándida y Pepe, de Murcia, están de visita por la ciudad. Nos ha gustado mucho, no lo habíamos visto en ningún otro sitio, y ya le hemos hecho la foto de rigor al niño.

Por su parte, Thèrese Persigny, peregrina de Rouen, no le convencía del todo. Creo que quita un poco de protagonismo a la catedral y no pega con el estilo del momumento, podrían haber escogido algo más discreto. A mí me encanta, que está muy bonito, entiendo que no se puedan gastar mucho dinero en la situación que estamos, pero mantener las calles en buen estado también es importante, aseguraba Carmen.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario