04 abril 2014

La tele se mete en las tabletas y los móviles

Una foto de la familia sentada en el sofá frente a la televisión tendría hoy un aspecto muy diferente a la misma imagen tomada hace sólo tres años. 

En lugar de mirar todos al frente, hacia la pantalla de plasma, LCD o LED, lo más probable es que hoy la mitad de la familia estaría pendiente de su móvil, del portátil o de la tableta. Pocos se pelearían por el mando a distancia.

Es lo que se conoce como el fenómeno de la segunda pantalla, la tendencia a complementar el visionado de la tele con la actividad en redes sociales. Casi el 65% de los telespectadores con móviles o tabletas confiesa practicarlo, según un estudio de la consultora MFE realizado en 13 países. 

Para ellos, la televisión, de hecho, es esa segunda pantalla. La primera, a la que dedican mayor atención, es el teléfono.

Las cadenas de televisión no han tardado en darse cuenta del fenómeno y la prueba es que hoy en día resulta bastante común ver en una esquina de la pantalla una etiqueta para comentar en Twitter el programa que se está emitiendo o incluso una lista de los mejores comentarios en redes sociales relativos a lo que acontece. 

No se puede hablar de un éxodo de telespectadores, al menos de momento. Un reciente estudio en Reino Unido, por ejemplo, revela que el uso de tabletas sólo ha desplazado al 1,5% de la audiencia a nuevos soportes, pero es evidente que las nuevas generaciones consumen televisión de una forma muy diferente a la que acostumbraban sus padres.

Dar con la fórmula perfecta para mantener la atención de los telespectadores de la próxima década se ha convertido en el principal objetivo de las plataformas de contenido, y ahora mismo la estrategia apunta a la multipantalla.

Es decir, la opción de que los usuarios accedan a los contenidos desde cualquier dispositivo de la casa, incluso aunque estén lejos del sofá.

Esta semana, por ejemplo, Telefónica ha presentado su nueva estrategia, bautizada como Movistar Fusión TV. Es una plataforma que hace hincapié en los eventos deportivos, con los derechos de retransmisión de Fórmula 1 y Moto GP, paquetes especiales para Fútbol, acceso a las grandes competiciones de tenis y ciclismo y una amplia selección de canales temáticos. 

"Es un hito en la historia de Telefónica", asegura Luis Velo, responsable de contenidos de TV para la compañía. Hasta ahora muchos de estos eventos deportivos estaban únicamente disponibles en ciertas cadenas, sólo en plataformas rivales o directamente no eran accesibles en el territorio español.

Telefónica utilizará estos eventos para ensayar con nuevas técnicas de emisión. Este año tiene los derechos de emisión del Campeonato del Mundo de Motociclismo compartidos con Mediaset. 

Estará disponible como emisión en abierto, pero también a través de la plataforma de pago, que incluirá la posibilidad de ver la carrera íntegra, sin cortes publicitarios y a través de varias cámaras. 

A partir de 2015 la plataforma contará con los derechos de emisión en exclusiva, y a partir de 2016 sumará a las motos los del Campeonato Mundial de Fórmula 1, que usará una técnica similar de retransmisión. En 2014 y 2015 emitirá este deporte conjuntamente con Antena 3.

El espectador tendrá la opción de ver la televisión en cualquier dispositivo, incluido el smartphone, PC o la tableta. Movistar añadirá también un grabador personal en red con 350 horas de almacenamiento, incluidas las grabaciones en HD.

En breve, este grabador incluirá también la funcionalidad de grabación automática de los últimos siete días de todos los programas y contenidos que el cliente tenga contratados. A estas grabaciones se podrá acceder desde cualquiera de los dispositivos antes mencionados.

Con esta nueva forma de retransmisión es posible, por ejemplo, ver una carrera de motos o coches desde dos cámaras de forma simultánea, usando la tableta y la televisión de forma conjunta. O que cada miembro de la casa vea los programas que quiera sin necesidad de tener varios descodificadores repartidos por varias televisiones en casa.

Los precios de Movistar Fusión TV oscilarán entre los 75 y los 105 euros según los canales y paquetes elegidos e incluyen además acceso a internet a través de fibra o ADSL —en el caso de la fibra los precios comienzan en 87 euros—, llamadas desde el fijo e ilimitadas desde el móvil. A partir de mediados de abril, Telefónica lanzará otras opciones de Movistar Fusión TV desde 45 euros con distintas ofertas de canales y menor contenido.

Telefónica se encuentra en una situación privilegiada por su dominio tanto del mercado de la fibra como por su papel como operadora móvil, pero la competencia empieza a moverse en dirección similar. 

Vodafone ha alcanzado esta pasada semana un acuerdo preliminar para adquirir la compañía de cable Ono por 7.000 millones de euros. 

La combinación daría a Vodafone, por fin, un acceso firme al mercado de la conexión fija por fibra y ADSL y a la oferta de TV de pago, un mercado que en España no parece estar despegando con la misma fuerza que en el resto de Europa. 

Sólo un 23% de los hogares cuenta con una oferta de TV de pago contratada. En la vecina Portugal, sin embargo, esa cifra asciende a casi el 80%. Las plataformas de pago son también la opción preferida en los hogares de Francia, Alemania o Reino Unido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario