10 octubre 2014

Para los hijos de la Beckham lo más importante es consumir

Romeo debe posar. Lo que Karl Lagerfeld profetizó a principios de año acaba de hacerlo realidad Burberry al fichar al segundo hijo de David y Victoria Beckham como estrella de su próxima campaña publicitaria.

Fotografiado en Londres por Mario Testino, el jovencísimo Romeo James debuta como modelo a sus escasos 10 años (cumplidos el pasado 1 de septiembre) junto a los veteranos Edie Campbell y Charlie France (22 y 21 años, respectivamente, y asiduos de la casa desde hace ya varias temporadas), meros convidados de piedra en una imagen que el crío se lleva de calle merced a una pasmosa naturalidad. «Se hizo con la cámara y robó todos los planos. Fue una sesión muy divertida y creo que las fotos hablan por sí mismas», concede al respecto Christopher Bailey, director artístico de la centenaria firma británica y responsable de la nueva y millonaria juventud que vive desde hace una década (casi cinco millones de euros de beneficios el primer trimestre del último ejercicio fiscal).

«Es guapo, encantador y educado. Conozco a los hijos de las celebrities y pueden creerme cuando digo que es mejor dejarlos en casa. Pero este chico es la perfección», proclamó Lagerfeld tras conocer al muchacho durante la sesión en la que fotografió a su estilosa mamá en julio. Lo cierto es que Romeo es la viva imagen de Victoria (los mismos ojos, idéntica nariz; Brooklyn, el mayor con 13 años, es el que ha salido a papá David), lujosos gustos indumentarios y sentido del estilo incluidos.

'Glamour' en los genes

Citado a sus 8 años en el puesto 26 de los 50 hombres mejor vestidos de 2011 por la versión británica de la revista GQ, Romeo Beckham parece haberse quedado con la parte del león de los genes fashionistas de sus progenitores. «Brooklyn es de camisetas de fútbol y vaqueros, pero a Romeo le va la moda: vaqueros pitillo, camisetas vintage y sombreros graciosos. Una vez, por Navidad, hasta pidió un par de polainas para los zapatos», informaba su padre hace unos meses en una entrevista. «Le gusta salir por ahí con traje y bombín... Estoy convencida de que va a seguir mis pasos en esto», añadiría al poco su madre.

Los que tienen memoria para las infamias de la moda aún recuerdan cómo en 2010 se anunció que el chiquillo había firmado su primer contrato para diseñar una línea de gafas de sol, presuntamente bautizada RB. De momento, las siglas no se han materializado como logo ostentoso en patilla alguna, aunque los presagios sobre la comercialización de la imagen del crío no han parado de manifestarse desde entonces. Su apoteósica aparición la semana pasada sobre la alfombra roja del Picadilly Theatre en el estreno de Viva Forever!, el musical basado en las Spice Girls, luciendo una impecable trench negra Burberry sobre los hombros fue el último aviso.

Siguiendo con las premoniciones, el acuerdo paterno para que Romeo -que sufre episodios epilépticos y no debe sobreexponerse a los flashes, según reveló Victoria en 2006- protagonice la nueva publicidad de la firma también se ha querido ver como una prueba de la intención de la familia de volver a su país de origen, después de que David decidiera abandonar el L.A. Galaxy en noviembre.

Por su parte, Romeo y su debut como modelo alcanzarán el papel cuché a partir de febrero, augurando una primavera plagada de pre-adolescentes vestidos con gabardinas de señor mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario