02 octubre 2012

Un musical dedicado al cordobés


Hoy se estrena en Londres el musical Matador, inspirado vagamente en la biografía de El Cordobés escrita por Larry Collins y Dominique Lapierre. Aunque la idea de crear este espectáculo surgió a partir de la lectura de este libro, el director, Elijah Moshinsky, afirma que su obra ha evolucionado hacia otras direcciones. «Mi musical no presenta la historia fácil del niño pobre que se hace rico y entabla amistad con Julio Iglesias. El héroe de Matador es una figura a imagen de un James Dean, un ser profundamente autodestructivo que al final no duda en dejar que el toro lo destroce, ha declarado Moshinsky, añadiendo que la obra evita, en todo momento, convertirse en una glorificación del mundo de los toros.

En su opinión, el heroísmo del torero al enfrentarse al toro se convierte en casi un símbolo político: la figura de un joven en los años sesenta simbolizando el deseo de cambio, y enfrentándose a Franco. «Así es como yo he concebido mi musical, sólo que en. la vida real El Cordobés hizo un pacto con Franco», ha comentado el director. Moshinsky admite que, realmente, no todo lo que se cuenta en su espectáculo refleja realmente la historia de El Cordobés, pero evita hacer referencia a uno de los temas centrales del espectáculo: ¿Mantuvo éste apasionadas relaciones amorosas con Ava Gardner, tal y como se muestra en la obra, o esto es sólo una manera de atraer a más público?. Según Larry Collins, autor de O llevarás luto por mí, la historia de El Cordobés, la de Matador es una relación sentimental creada únicamente para el escenario, que nunca tuvo lugar en la vida real «aunque seguro que no por falta de ganas de Ava Gardner». 

En declaraciones a que serán publicadas el próximo domingo en el Magazine, el novelista americano afirma que quizá el musical no ofrece toda la credibilidad biográfica que está presente en su libro pero que como espectáculo es bueno, y tal vez el objetivo de los musicales no es precisamente el de ofrecer rigor plenamente histórico. El musical está interpretado, en su papel femenino, por Stephanie Powers, que hace unos meses ya actuó en el West End londinense subiendo a un escenario una obra con Robert Wagner. Lo más espectacular de Matador radica en su coreografía, que ha sido cuidada al máximo. Las corridas de toros puede que no convenzan a un purista de la tauromaquia pero hay cierta magia en la presentación a base de danzas flamencas con el toro representado por seis bailarines.

La música, compuesta por Michael Leander, intenta ser una mezcla de la música tradicional española con toques que le dan comercialidad. Según Leander, mucha gente dirá que esa música es tan auténtica como unas castañuelas de plástico, pero esto no le molesta. «Lo más importante -ha dicho- es que el público salga del teatro tarareando satisfecho mis canciones». Optimista, afirma que espera haber escrito el gran musical español. Hoy también se estrena en Londres un musical basado en la Guerra Civil española y el 29, en el prestigioso y cada día más deficitario Covent Garden, se presenta la versión de Carmen dirigida por Nuria Espert y con Meta al frente de la orquesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario